Cuentoterapia ¿Qué es eso?

(Para ler o texto em português clica em: Contoterapia)

A caixa de imaginação contoterapia

Hoy compartiré contigo algo que para mí es muy importante, un gran instrumento en la educación de mi hijo.

Antes que fuera madre leí una cantidad interminable de libros sobre cómo educar a los hijos. Pensé que con tanta información y capacitación teórica estaba lista, y sería una madre maravillosa. ¡Qué ignorancia la mía! Los primeros años de crianza de mi hijo fueron un desastre. Me sentía perdida y desesperada. Fue entonces que descubrí el mágico mundo de los cuentos y como utilizarlos para educar a mi pequeño terremoto. Para mi gran sorpresa él reaccionó positivamente a las historias que yo creaba, captando la enseñanza y cambiando su comportamiento.

Un ejemplo: A. empezó a decir constantemente “Me aburro”. Aún que le llevara al parque, a jugar con los amigos, le daba igual… todo le aburría. Me molesté, me cansé de explicarle que su conducta era molesta… pero él no lo comprendía.

En cambio yo no podría aceptar que un niño de 4 años viviera aburrido… eso no era comprensible para mí. Fue entonces que crié un cuento con el mensaje final: “Quién tiene imaginación jamás se aburrirá“. Ese pasó a ser su cuento favorito y conseguí quitar esa “maldita” palabra de su pensamiento.

Hubo un cambio de pensamiento, basado en la reflexión aprendida a través del cuento.

A raíz de esta experiencia empecé a investigar sobre la cuentoterapia y observé la existencia de muchos profesionales, tanto en el área de la educación como en la psicología, que realizaron diversos estudios sobre la incidencia de los cuentos en la conducta humana. El resultado es que me enamoré del tema y ahora estoy haciendo un Posgrado en Cuentos y  Fábulas Terapéuticas.

El concepto de Cuentoterapia que más se acerca a lo que pretendo tratar es:

La cuentoterapia es una técnica y herramienta que se basa en el uso del cuento y el material didáctico, para el abordaje de diversas situaciones socioemocionales y comportamentales presentadas por alguno de los niños (as) miembros de un grupo escolar, entre estas están, manifestaciones de tristeza, ansiedad, emociones positivas y negativas, baja regulación como conductas inmediatistas, impaciencia, bajo control de impulsos eintolerancia, además conductas disruptivas en clase como inquietud, distractibilidad, gritos, maltrato físico o verbal por parte de los niños, igualmente se abordan situaciones de conflicto armado, muerte, cambios en la estructura familiar y déficit en habilidades comunicativas. (1)

Conforme explica Bruno Bettelheim  los cuentos

“permiten ayudar a los niños a elaborar sus miedos y conflictos afectivos, a crear identificaciones positivas y formar referentes que les brinden seguridad en su proceso de maduración, los cuentos son especialmente adecuados para los niños, ya que llaman su atención porque son capaces de divertirlos, excitar su curiosidad, estimular su imaginación, y enriquecer su vida, ayudándolos a desarrollar su intelecto, clarificar sus emociones, manejar la ansiedad y abordar aspiraciones del niño. El cuento hace consciente a los niños de las dificultades que supone vivir y le ofrece soluciones a los problemas que le inquietan

Sin embargo, he podido percibir que la cuentoterapia está enfocada como instrumento de apoyo dentro de la enseñanza reglada, en cuanto que mi propuesta es acercar esta técnica a la realidad familiar.

El instrumento principal será el cuento, en cuanto narrativa, a ser contada por el padre/madre al hijo/hija.  Además de la historia deseo aportar sugerencias y herramientas para alcanzar un objetivo determinado. Un ejemplo simple es la entrada sobre el cuento “Carlota no quiere hablar”, un cuento utilizado para ayudar a los niños a identificar,  hablar y gestionar sus emociones.   

En fin, no quiero que esta entrada sea demasiada extensa, ya que se trata de una introducción a otras que, donde poco a poco desarrollaremos el concepto de cuentoterapia y comprenderemos como aplicarla en casa.

Gracias por tu compañía. Si tienes alguna sugerencia o duda, déjame tu comentario. Hasta breve.


 

(1) Cuentoterapia un programa funcional de intervención psicopedagógica de conductas internalizantes y externalizantes en niños de básica primaria. Autores: Martínez Luján, Catalina. Ramírez Atehortúa, Cristina. Pineda Córdoba, Manuela.

Logo a caixa de imaginação pq

Anuncios

¿Estás criando pájaros en jaula de hormigón?

(Para ler o texto em Português clica em: Pássaro em gaiola de concreto)

pássaro na A Caixa de Imaginação
Ilustración: Claudine Bernardes

El pajarito en su jaula de hormigón

El pobre pajarito esta preso en la jaula.
Le dan de beber y le dan de comer.
Esperan con ansias que cante…
pero, ¿cantar qué?
¿Cantar de como es triste su prisión?
¿Qué le duele las alas y que desea liberación?

El pobre pajarito esta preso en su triste jaula,
hecha de ladrillo, revestida de hormigón.
Le dan de comer, le dan de beber,
le enseñan a leer.

El pobre pajarito ya nació en una prisión.
Pero aún es pájaro y anhela volar.
Se choca constantemente contra su jaula
y le hace daño su prisión revestida de hormigón.

El pobre pajarito desea salir de la prisión,
entonces molesta, protesta;
sin embargo, nadie le presta atención.

El pobre pajarito desea volar,
quiere volver a ser libre,
y no deja de fastidiar.
Le apuntan a la actividad extraescolar,
para que el pajarito, lleno de cansancio al final del día,
caiga rendido y deje de molestar.
(Claudinebernardes)

A veces siento que estoy creando un pájaro en jaula de concreto

Jugar es la actividad más importante para los niños.

No se trata solamente de diversión, es también una forma de desarrollarse y aprender. Conforme el artículo de Melinda Wenner Moyer, en la revista “Mente y Cerebro” nº 46 (La importancia de jugar),

“El juego de los niños estimula su inteligencia y reduce el estrés y según diversos estudios realizados, la falta de juego en la infancia junto con el maltrato constituyen dos variables que deterioran el desarrollo.”

Recuerdo que de pequeña jugar era el centro de mi vida.

Sola, con los hermanos, primos, vecinos; todo el vecindario era nuestro jardín de juegos. ¿Estudiaba? ¡Por supuesto! Pero, había libertad para hacer lo que quisiéramos con nuestro tiempo libre. Eran otros tiempos, no lo niego. Hoy los niños no viven con tanta libertad, aún más en España donde la gran mayoría vivimos en edificios. Súmase a esta realidad el hecho de que en la gran mayoría de familias, ambos padres trabajan y los niños no tienen otra que pasar la mayor parte de su tiempo en el colegio. Estas pobres criaturas empiezan a estudiar cada vez más temprano (mí hijo a los cuatro años ya sabía leer), y para ocupar su tiempo los inscribimos en diferentes actividades extraescolares.

¿No te parece que nos estamos pasando de los límites?

Conozco a muchos niños que llegan al cole a las ocho de la mañana (algunos antes), comen allí, y a las 17h cuando terminan las clases, aún deben participar de actividades extraescolares (danza, patinaje, futbol, piscina, matemática etc). Aún después de todo eso, su día no ha terminado. Deben llegar a casa, hacer las tareas, estudiar para los exámenes, cenar, bañarse y caer rendidos de sueño… porque al día siguiente todo se repite.

Es como si cada minuto de la vida del niño estuviera programado. Ocupar el tiempo de nuestros hijos con lo que sea (con tanto que no nos moleste) se ha hecho una obsesión para los padres.

Melinda Wenner Moyer adverte:

“Actualmente los padres priorizan para sus hijos las actividades estructuradas y dejan poco margen para el juego libre que beneficia la creatividad, la cooperación y la conducta social.”

¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestros niños?

Como madre me gustaría que mi hijo tuviera una infancia más libre, como la tuve yo, pero sé que eso es difícil. La poesía y la ilustración que aparecen en esta publicación las hice para recordarme constantemente de mi responsabilidad en cuanto a la felicidad y salud mental de mi hijo. Para que ello no cayera en el olvido, enmarqué la ilustración y la puse en la pared, delante de mi escritorio:

Meu escritorio

Además, mi marido y yo hemos creado algunas pautas para que nuestro pequeño no se sintiera en una jaula:

1 – La educación de nuestro hijo es nuestra responsabilidad: Observo una creciente tendencia de poner en manos del Estado (instituciones de enseñanza) la responsabilidad de educar a los niños. El colegio es un gran apoyo, pero la educación de los niños debe ser responsabilidad de sus padres. Así que nuestro hijo solo pasará en el colegio el tiempo esencial y obligatorio (que ya me parece demasiado).

2 – Jugar sin más pretensiones: Jugar por jugar, haciendo sus propias elecciones, desorganizando toda la casa si es necesario (con la condición de que después de jugar la arregle).

3 – Ir al parque: no tenemos jardín, así que buscamos llevar nuestro pequeño al parque con una cierta frecuencia.

4 – Actividad extraescolar limitada: hemos decidido que, por ahora, nuestro hijo solamente participará de una actividad extraescolar y la ha elegido él.

5 – Jugar con la imaginación y fortalecer la concentración: nuestro pequeño tiene dificultades para concentrarse, para ayudarle utilizamos juegos para fomentar la concentración (Oca, parchís, bloques etc.). Además hacemos trabajos manuales en familia y escribimos nuestros propios cuentos infantiles.

Antes de terminar me gustaría compartir contigo una campaña que estoy apoyando: Por la racionalización de los deberes en el sistema educativo español. Si estás de acuerdo entra y firma la petición, además puedes compartirla con tus amigos. Si aún no lo tienes claro, mira el video abajo:

Sé que como padres ya hemos cometido muchos errores. Hay días que son muy duros, otro no tanto, pero siempre estaremos dispuestos a mejorar, a repensar nuestros conceptos y buscar nuevas formas que nos ayuden a educar nuestro hijo con amor y responsabilidad. Deseamos que él se sienta tan amado por nosotros, como nosotros nos sentimos amados por nuestro Creador.

Me gustaría que compartieras conmigo tu opinión. Así que espero tu comentario. 😉