II Congreso Influencers Educativos

Congreso Influencers Educativos 2019 5

Hola, ¿qué tal?

Si estáis por España os quiero invitar a asistir al II Congreso Influencers Educativos, que ocurrirá em Paracuellos, días 5 y 6 de octubre. Será un evento excelente sobre educación, llenos de charlas super interesantes, y la organización está a cargo de la Asociación Míranos y Únete.

Justo estos mismos días estaré en el II Encuentro de Medicina Emocional (también os hablaré de él), por eso no asistiré al Congreso de Influencers, pero mis libros estarán allí en el Stand de la Editorial Sar Alejandría. Así que si no conoces a mis libros “Carlota no quiere hablar” y “El Almendro Triste“, podrás ojearlos y verás que están muy chulos.

Abajo dejo más información sobre el evento:

Datos del Congreso:
Lugar: Colegio Miramadrid en Paracuellos de Jarama, Madrid.
Fecha: 5 y 6 de octubre de 2019.
Horario: el sábado de 08:30 a 15:00 y de 17:00 a 20:45 y el domingo de 08:30 a 14:30 horas.
Incluido en el precio: incluye desayuno de ambos días y el café de la tarde del sábado.
Extras: existe la posibilidad de contratar el servicio de autobús desde el Metro de Barajas (municipio de Madrid, no el aeropuerto) hasta el colegio (subida y bajada ambos días) con un precio de 5 euros. También podéis comer en el colegio un menú compuesto por ensalada, cocido completo, bebida, postre y café por 8 euros. Para ambos extras, hay que apuntarse a través de la inscripción. La comida se paga en el Congreso.

 

 

¿Cuánto cuesta?
Como en el anterior Congreso, al ser una asociación sin ánimo de lucro, los precios están adaptados para cubrir todo lo que corresponde al congreso.
En esta ocasión tenemos diferentes precios en función de los diferentes descuentos que hemos planteado, y el precio general es de 130 euros.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sí quieres más información puedes acceder a la web del evento Míranos y Únete

 

Anuncios

Menos sermones y más historias: Tus hijos agradecerán y crecerán.

(Para ler o texto em português clica aqui)   Frase augusto cury español padre brillante maestro fascinante 2

Sé sincero, ¿a quién le gusta recibir sermones? A nadie. Esta es una verdad universal. En verdad solamente valoramos los sermones que hemos recibido de nuestros padres o maestros, cuando tenemos edad suficiente para dar sermones, o sea, cuando somos nosotros los que damos sermones. Es entonces cuando decimos aquella frase tan conocida: ¡Ah! Si hubiera escuchado más a mis padres… Y por supuesto la decimos en medio de un sermón que estamos echando a un hijo.

La verdad es que los sermones suelen “entrar por un oído y salir por el otro. Pero, si ama a tus hijos, sean ellos adolescentes o niños, escucha este secreto:

 Cuéntales historias

Ahora escucha una historia real que te voy a contar.:

Érase una vez un país que estaba en guerra. El rey solía acompañar a sus soldados al campo de batallas, pero por esa ocasión decidió quedarse en palacio, disfrutando de un descanso. Un fin de tarde el rey estaba paseando por la azotea del palacio, cuando observó una bella mujer bañándose en su casa. Aún sabiendo que se trataba de la mujer de uno de sus soldados, él quedó hechizado por su belleza, y resolvió tenerla para si.  El resultado fue que la mujer se quedó embarazada. Para encobrir su error y quedarse libre del marido, el rey envió un mensaje a sus capitanes para que pusieran al marido de la mujer en primera fila de batalla, sentenciándole a muerte. Por supuesto, el soldado murió y el rey pudo casarse con la mujer, como deseaba.

Pero aquella situación no había pasado inadvertida a los ojos de Dios, que envió al sacerdote del reino a que le hablara al rey. Obviamente el sacerdote no podía entrar acusando el rey, porque este podía matarle para encobrir su pecado y esto no ayudaría en nada a su causa. Así que tuvo una idea, resolvió contarle una historia: “Había dos hombres en una ciudad, uno de ellos era muy rico, el otro era pobre. El hombre rico poseía muchas ovejas y vacas, pero el hombre pobre solo poseía una única orejita y la amaba mucho. Un día el hombre rico recibió visitas, y tenía que prepararles un banquete, pero no quería utilizar a ninguno de sus animales. Por eso, utilizando de su poder, mandó buscar la única y amada oveja que tenía el hombre pobre; la mató, y la sirvió a sus visitantes.”

El rey indignado con  injusticia contada, ordenó al sacerdote que le dijera el nombre del infame hombre rico que había actuado con tanto descaro, y por supuesto el sacerdote le contestó:  – Este hombre eres tu, rey.   

Estas palabras se clavaron en el duro corazón del rey, que pudo ver su pecado revelado a través de aquella historia, y percibir cuán miserable era.

Esta historia es real y la puedes leer en el libro de II Samuel, capítulos 11 y 12, en la Biblia. El rey de la historia es David y el Sacerdote se llamaba Natán. He decidido omitir en un principio que se trataba de una historia bíblica, por el simple motivo, de que muchas personas tienen un gran prejuicio en relación a la Biblia. Pero esto está llena de historias que pueden enriquecer nuestras vidas.

¿Por qué los sermones no son “escuchados”?

Es muy simple, tenemos una mente selectiva que solo conservará aquello que nos emocione. Por otro lado, los sermones  suelen tener un formato muy aburrido, algo que no nos invita a pensar, entramos en modo off y solo escuchamos blábláblá.  Creo que la mente humana está geneticamente programada para ignorar los sermones que están desprovistos de carga emocional.

Te voy a compartir una experiencia que he vivido.  Mi hijo y su mejor amigo estaban jugando en mi casa, cuando observé que estaban peleando. Mi hijo había pegado a su amigo, acusándole de haber estropeado los juguetes que había montado con los legos (los legos son su vida). Intenté mediar en la situación, hacer verles que ambos estaban equivocados… que una amistad es más importante que unos juegos… que hay que perdonar… que los legos están para montar y desmontar… que podían volver a montarlos… blábláblá. Hasta yo me estaba hartando. No hubo manera. Mi hijo estaba erre que erre que no podía volver a montar lo que se había estropeado, porque ya no se acordaba como se hacía. Fue entonces que comprendí su frustración y me acordé de una historia… algo que me había pasado, y se la conté así:

_ “Cariño, yo comprendo tu frustración, porque también me pasó algo parecido. No sé si sabes, pero yo solía apuntar en mi tablet pequeños textos con ideas de cuentos y artículos para mi blog. Tenía mucho material que me gustaba apuntado, pero como no tenía mucho tiempo los iba desarrollando poco a poco. Pero un día, un niño muy precioso y amado para mí, cogió la tablet y apagó el archivo con los textos. Me sentí frustrada y me puse furiosa… ¿pero que podía hacer? ¿Pegar al niño? ¿Quedarme enojada con él toda la vida? No… este niño era y es más importante para mi que lo que yo he perdido. Cuando he aceptado que la pérdida era irreversible, me puse otra vez a escribir, e incluso tuve otras ideas aún mejores que las que he perdido.”

 Por supuesto que él sabía que estaba hablando de él. Además, pudo ver que yo comprendía su frustración y él comprendió la mía. Eso le hizo cambiar de actitud hacia su amigo. Estaba listo para perdonar y volver a jugar. Fue precioso.

Frase augusto cury español padre brillante maestro fascinante 1

Sorprenda a tu hijo con una historia, algo que infunda esperanza a su corazón. Una historia elegida de manera apropiada puede servir de espejo para que él pueda ver su error. Por otra parte es importante saber que una excelente historia es aquella que, además de mostrar la decadencia humana, también enseña su redención. Todos necesitamos de esperanza para seguir adelante.

Los buenos padres son una enciclopedia con mucha información, pero los padres brillantes son contadores de historias. Son creativos, perspicaces, con la capacidad de encontrar bellas lecciones de vida en las cosas más simples. – Augusto Cury

Cuando escribí “Carlota no quiere hablar” quería crear un instrumento de conexión, un puente entre el mundo adulto y el mundo infantil. Deseaba que fuera una oportunidad para que padres e hijos, profesores y alumnos, abuelos y nietos pudieran compartir sus historias y experiencias de vida. Creo que ese es mi misión a través de la cuentoterapia: crear instrumentos de conexión entre las personas. Llevo en mi interior una contadora de historias, y sé que todo ser humano también lo lleva, porque todos somos hechos de historias. Por eso no tengas miedo de compartir tus historias con las personas que amas. Eso fortalecerá vuestra relación.

Gracias por pasarte por mi Caja de Imaginación. Me encantaría leer tus comentarios e intercambiar información contigo. 😉

Los cuentos como herramienta educativa: una propuesta de Miguel Ángel Perez Omil – Relajación en Clase.

IMG_20170421_124132_743_opt

Hola, ¿Qué tal? Ya sabéis que me encanta los cuentos… pues os cuento (jajajaja, no lo pude evitar) que he encontrado un cuento muy interesante que escrito por Miguel Angel Perez Omil, en su blog Caminando hacia una nueva educación. Miguel Angel es estudiante de educación infantil en la Universidad de A Coruña, y utilizó este cuento para hacer una práctica con sus compañeros, que simularía un ejercicio en clase. El texto que sigue a continuación es suyo:

Presentación de la historia…

Hace dos semanas, en una de las materias del Grado tuvimos que llevar a cabo una sesión en la cual se pusieran en práctica actividades orientadas a la relajación y la respiración con niños. Como no podemos contar con ell@s, el resto de integrantes de nuestro grupo, debería hacer como que eran niños.

Una de las actividades fue contarles una historia. Ellos deberían tumbarse en una colchoneta, cerrar los ojos y dejar volar la imaginación siguiendo la historia que se les iba contando. En esta actividad nos apoyábamos de música relajante para hacerlo más entretenido.

Os presentaré la historia que inventé para llevar a cabo la actividad titulada como “imagina imaginando”. Diré antes de nada que es una historia pensada para que dure alrededor de 10 minutos y como se trataba de la actividad final de la sesión, la intentamos adaptar más a gente de más edad. Para llevarla a cabo con niños más pequeños se podría recortar la historia. Espero que os guste.

relaaaaaaaaaaaaax_opt

Historia: Imagina imaginando…

Estamos en medio de un bosque. Es de noche y está lloviendo. Nos encanta que la lluvia nos moje el cuerpo, sentimos como las gotas recorren nuestra cara, nuestro cuello y nuestros brazos. A algunos nos hace “cosquillitas”, otros sentimos frío pero a todos nos gusta mucho.

A nuestro alrededor sólo vemos árboles muy altos y muy grandes y si miramos hacia el cielo podemos ver unos puntos blancos preciosos que son las estrellas. Entre todos esos puntitos blancos que podemos ver, hay un gran círculo blanco que es el más grande de todos los que hay en el cielo, la luna. Pensamos que sería muy bonito poder acercarse a esas estrellas o poder brillar como ellas.

Pero no podemos porque estamos en el suelo y no podemos volar, así que seguimos caminando por el bosque. No sabemos muy bien por donde ir porque la única luz que vemos es la de la luna. Así que escuchamos el sonido de un río, y vamos andando hacia la dirección que va el río.

Después de un rato caminando, podemos ver una luz pequeñita entre los árboles, cuanto más nos acercamos más brilla y además empezamos a sentir un olor muy agradable. Nos damos cuenta de que hay una casita que tiene las luces encendidas, también sale humo de la chimenea.

Empezamos a tener un poco de frío y para ponernos en calor pensamos que lo mejor puede ser entrar en la casa. Es una casa muy bonita. Está encima de un puente pequeño que está cubierto de flores de colores.

Al llegar a la entrada, nos encontramos la puerta entreabierta y entramos. Empezamos a mirar por las habitaciones de la casa. Todas tienen la puerta abierta pero no hay ninguna persona en esa casa.

Subimos unas escaleras y encontramos una puerta cerrada. Petamos pero nadie nos contesta, entonces entramos. Nos encontramos una chimenea muy bonita. Está llena de madera que está quemándose en el fuego lentamente y escuchamos el sonido del fuego. Al lado de la chimenea  encontramos un sillón muy grande de color rojo, parece un trono de los cuentos de princesas. Nos sentamos en él y entramos poco a poco en calor.

Nos fijamos que hay una alfombra muy bonita que está en el medio de la habitación, es una alfombra de muchos colores diferentes. La tocamos y da mucho gustito, es como si tocáramos algodón. Nos sentamos encima de ella y la alfombra empieza a volar por el aire. No es una alfombra normal y corriente, es una alfombra mágica.

Se abre la ventana de la habitación y salimos volando montados y montadas en ella. Subimos muchísimo y estamos al lado de las estrellas, que bonito es ver todos los árboles del bosque desde allí arriba. Tocamos las nubes, las estrellas y la luna.

Sería genial poder ir a cualquier otro lugar con la alfombra, nos encantaría ir a un sitio donde hubiera mucha nieve y atravesar las montañas. La alfombra nos lleva a dónde queremos ir y de repente aparecemos en un lugar lleno de nieve. Los copos de nieve nos caen en el cuerpo. Atravesamos las montañas nevadas y bajamos al suelo a jugar con ella, nos rebozamos y hacemos angelitos. También hacemos un muñeco de nieve. Cuando lo acabamos de hacer ponemos nuestro nombre en él para que la gente que pase por allí sepa que lo hicimos nosotras.

Nos damos cuenta de que es hora de volver a casa pero antes queremos hacer un último viaje. Cada uno quiere ir a un sitio especial. Nos vamos a imaginar a dónde quiere ir cada uno: una isla, el mar, un mundo hecho de golosinas. Vamos a ver desde la alfombra todo lo que pensamos.

Es hora de volver, ya es bastante tarde y le pedimos a la alfombra que nos lleve de vuelta a la casa del bosque. Nos despedimos de la alfombra pero ella quiere venir con nosotros. Aunque no hay nadie en la casa, sabemos que no es nuestra y le prometemos que siempre que queramos viajar al lugar a donde queramos ir, iremos a la casa. Ella nos llevará a donde nosotros imaginemos. Nos despedimos y caminamos por el bosque por el mismo camino por el que habíamos llegado a esa casa para volver a la nuestra.


Como habéis visto, los cuentos son un gran instrumento y pueden ser utilizados de mucha formas en la educación de nuestros niños. Como madre de un niño con TDAH con Impulsividad (muy movidito el niño jejeje), encuentro en los cuentos un refugio para relajarme y ayudar a mi niño a relajarse también. La verdad es que no había utilizado el cuento como una propuesta de relajación, lo voy a intentar con mi peque. Si a alguno más se os ocurre probarlo, me gustaría conocer vuestra experiencia. También os invito a visitar la página de Miguel Angel y decirle que os ha parecido su historia. Por fin, me gustaría pedirte que compartas esta entrada en tus redes sociales, a lo mejor esta historia puede ser de ayuda a alguien que conoces.

Un fuerte abrazo y gracias por visitar Mi Caja de Imaginación.

Esto es comunicación:Yo cambio, tú cambias.

(Para ler o texto em português clica em: Comunicação)

Print¿Qué pasó?

Llegó,
sentó,
observó.
Lloró por lo que vio.
Algo en el cambió.
Levantó,
partió…
diferente al que llegó.

¿Qué es comunicación?

Te voy a decir lo que no es. Comunicarse con alguien no es un simple intercambiar palabras. No, eso no. No es escuchar a alguien por educación, pero haciendo oídos sordos a lo que dice. Tampoco es hablar con alguien sin tener a intención de escuchar a cambio.

Hoy en día hablamos mucho y comunicamos poco. 

Fulano y mengano están sentados y charlando animadamente. Mientras el uno habla el otro busca qué respuesta le dará para refutar sus ideas. Ni uno ni otro tienen la intención de llevarse nada de allí, no quieren cambiar, tampoco intercambiar pensamentos. Están haciendo monólogos el uno delante del otro. Hablan simplemente para escuchar el eco de su propia voz, son como Narciso adorando su imagen reflejada en el agua.

Fulano y mengano son  el reflejo de nuestra sociedad actual.

En mi otra vida, cuando era una profesional de derecho, una compañera del trabajo me dijo: Claudine, tienes una respuesta para todo, siempre buscar persuadir a la persona con quién hablas para que te de la razón. Siempre te sales con la tuya. 

En el entonces me sentí halagada. A todo abogado le gusta ser persuasivo, de esto depende nuestro suceso profesional. Pero, quando la Claudine de ahora mira a la Claudine del pasado, puede ver personas frustradas a su alrededor. Eso no es agradable. A veces vuelvo a las andanzas y repito mi error, pero ahora ya estoy más atenta e intento refrenar eso impulso “maligno”.

En las redes sociales pasa lo mismo. Utilizamos nuestras redes sociales para masajear el ego, el nuestro y el de otros. Sí, porque o estamos de acuerdo con lo que dicen y hacemos nuestros comentarios halagadores, o nos quedamos callados, sin decir nada por recelo, no va a ser que se sientan ofendidos (ni todos hacen lo mismo, y sí, yo suelo hacerlo – lo confieso). Pero, actuando así no cambiamos, no maduramos. Ni nosotros, ni los demás. El roce – con educación – es necesario.   

Me ha gustado mucho algo que leí sobre el tema, dicho por Zygmunt Bauman:

“El diálogo real no es hablar con gente que piensa lo mismo que tú. Las redes sociales no enseñan a dialogar porque es tan fácil evitar la controversia…  Mucha gente usa las redes sociales no para unir, no para ampliar sus horizontes, sino al contrario, para encerrarse en lo que llamo zonas de confort, donde el único sonido que oyen es el eco de su voz, donde lo único que ven son los reflejos de su propia cara“.

Ahora sí, hablemos de lo que es comunicación

Solo se establece comunicación si como fruto del “feedback” resulta un cambio en los participantes.   Ni toda comunicación es verbal, pero toda comunicación produz cambios.

 

¿Intercambiamos ideas?

Bueno, me gustaría saber tu opinión, sea cual sea. Y más, me encanta recibir comentarios de personas que no están de acuerdo conmigo. Leer tus opiniones me ayuda a madurar, crescer y expandirme. ¡Hasta pronto!