¿Por qué contar cuentos a los niños? – El Horizonte de Significado

(Para ler o texto em português clica em: Contar contos às crianças)

cuentoterapia niños

Érase una vez…

El pequeño estaba acostado comodamente en su cama, pero no podía dormir. Su madre, como un hada madrina se acercó a la cama y sabiendo lo que su hijo necesitaba, empezó la increíble narrativa: – Érase una vez…
El niño abandonándose a la história adentró en el mundo mágico de la imaginación. Caminó por un sendero escarpado. Luchó al lado del príncipe contra un fiero dragón y después de vencerlo, volvió para tomar la mano de la princesa y vivir feliz por siempre.


Los argumentos de los cuentos populares, llenos de acción y poco análisis sobre las causas de los acontecimientos captan facilmente el interés del lector e implican a toda su personalidad.

Uno de los axiomas fundamentales de la psicología afirma que los primeros años en la vida del niño tienen una importancia clave en el futuro desarrollo de todo ser humano. El establecimiento de un horizonte de significado  que fundamente y de sentido a toda su experiencia es esencial para este desarrollo.

¿Qué es el horizonte de significado?

Horizonte de significado es el marco referencial en el que los sucesos de la vida cotidiana van encontrando una trama que los unifica. Así el niño podrá acomodar todas las experiencias de su vida. Ya no verá todas sus experiencias como una secuencia caótica de sucesos, sin relación entre si. Poco a poco va comprendiendo que su vida tiene un sentido, una orientación, un horizonte una trama, como el cuento que le leemos cada noche.

Un horizonte de significado puede ser entendido como el sentido de vida.

Muchos autores coinciden en que si deseamos vivir, no momento a momento, sino siendo realmente conscientes de nuestra existencia, nuestra necesidad más urgente y difícil es la de encontrar un significado a nuestras vidas. La comprensión del sentido de la vida no se adquiere repentinamente a una edad determinada ni cuando uno ha llegado a la madurez cronológica, sino que, por el contrario, obtener una comprensión cierta de lo que es o de lo que debe ser el sentido de la vida, significa haber alcanzado la madurez psicológica.

 Bruno Bettelheim en su práctica terapéutica se dio cuenta de la importancia de que los niños desde su edad temprana tuvieran acceso a material que fuera formando en ellos la capacidad de establecer un horizonte de significado que le diera sentido y orientación a su vida.

Bettelheim concluyó  que el material idóneo para proporcionar significado a la vida del niño está en los cuentos de hadas tradicionales que manejan personajes arquetípicos (La Bruja, la Madrastra mala, el príncipe héroe, La princesa, el rey, la hada madrina etc).

Actualmente, como en otros tiempos, la tarea más importante y, al mismo tiempo, la más difícil en la educación de un niño es la de ayudarle a encontrar sentido a la vida. Se necesitan numerosas experiencias durante el crecimiento para alcanzar este sentido. El niño, mientras se desarrolla, debe aprender, paso a paso, a comprenderse mejor; así se hace más capaz de comprender a los otros y de relacionarse con ellos de un modo mutuamente satisfactorio y lleno de significado (Bettelheim B.,pp. 9).

Para no estar a merced de los caprichos de la vida, uno debe desarrollar sus recursos internos, para que las propias emociones, la imaginación y el intelecto se apoyen y enriquezcan mutuamente unos a otros (Bettelheim B., pp. 10).

Para tener acceso al significado dentro de un horizonte determinado, fijo o en expansión, el niño necesita entender cuales son las reglas del juego, mediante claves de interpretación que le den acceso a la comprensión del mismo. Una de estas claves fundamentales, por la eficacia del lenguaje simbólico e imaginativo en la niñez temprana es el cuento de hadas.


¿Por qué los cuentos de hadas?

  • Se ha observado que los cuentos de hadas despiertan el niño poco a poco hacia su entorno;
  • Proporcionan una lectura iconográfica y amena;
  • Por la simplicidad de las situaciones descriptas, muchas de manera tipificada;
  • Otro factor de gran importancia, es que los cuentos de hadas tienen un gran éxito entre los niños, enriqueciendo su vida más que otros materiales de lectura, en virtud de que conectan con su ser psicológico y emocional. Eso ocurre porque la cualidad simbólica de las imágenes va penetrando el inconsciente, y ayuda el niño a comprender más a fondo la experiencia en su totalidad, liberando su significado
  • Las narraciones arquetípicas, como en los cuentos de hadas ayudan al ser humano a orientar y dar sentido y fundamento a su existencia en las etapas del proceso de convertirse en persona y en el proceso de individualización.
  • Los cuentos de hadas son también un instrumento eficaz para la adquisición de nuevo vocabulario, tiempos verbales (los pasados principalmente) y expresiones, las cuales se emplean de modo contextualizado.

     

Otro factor muy importante es la transmisión de afecto que ocurre durante el momento en que se cuenta una historia a un niño.

Recordemos por un momento nuestra infancia. ¿Alguien os contaba cuentos? En estos momentos de prisas y falta de tiempo se está perdiendo la magia de contar cuentos, cuyo significado a veces no comprendíamos porque lo esencial era el contacto, la voz y la mirada, aliados en ese momento amoroso de dicha y paz inmensa donde la madre o el padre o la abuela leían mientras nos tenían abrazados, o estábamos inmóviles, expectantes…….. Su voz cambiaba de registro según la situación o la emoción que estuviera viviendo el personaje, provocando en nosotros la misma emoción vivida desde una cierta distancia, avivando nuestra curiosidad y permitiendo imaginar lo que allí pasaba.

Este encuentro emocional es insustituible. La palabra se convierte en transmisora de afectos, no solo de contenidos, y recupera el poder que le corresponde como reina de la imaginación.

 

Estos son solo algunos ejemplos de las aportaciones de los cuentos de hadas a los niños. Por infelicidad he observado que muchos padres no cuentan cuentos a sus hijos. Tanto es así que todo el estudio de la cuentoterapia está dirigida a los maestros y educadores. Pero mi propuesta es acercar a vosotros: padres, madres abuelos, tíos; al increíble mundo de la cuentoterapia. De corazón espero que pongáis en práctica lo que estaré compartiendo aquí. 

Frase leer cuentos a los niños Esp

Hay personas que piensan que no hay que contar cuentos de hadas a los niños. ¿Tú qué piensas? Me encantaría conocer tu opinión. 😉

(Resumen del texto: La capacidad de los cuentos de hadas de desarrollar un horizonte de significado desde la niñez temprana. Por Ludmila Diez Rienzi y Verónica Domit Palazuelos. Odiseo,  REVISTA ELECTRÓNICA DE PEDAGOGÍA. MÉXICO. AÑO 4, NÚM. 7. JULIO-DICIEMBRE 2006. ISSN 1870-1477.)

Los cuentos como herramienta educativa: una propuesta de Miguel Ángel Perez Omil – Relajación en Clase.

IMG_20170421_124132_743_opt

Hola, ¿Qué tal? Ya sabéis que me encanta los cuentos… pues os cuento (jajajaja, no lo pude evitar) que he encontrado un cuento muy interesante que escrito por Miguel Angel Perez Omil, en su blog Caminando hacia una nueva educación. Miguel Angel es estudiante de educación infantil en la Universidad de A Coruña, y utilizó este cuento para hacer una práctica con sus compañeros, que simularía un ejercicio en clase. El texto que sigue a continuación es suyo:

Presentación de la historia…

Hace dos semanas, en una de las materias del Grado tuvimos que llevar a cabo una sesión en la cual se pusieran en práctica actividades orientadas a la relajación y la respiración con niños. Como no podemos contar con ell@s, el resto de integrantes de nuestro grupo, debería hacer como que eran niños.

Una de las actividades fue contarles una historia. Ellos deberían tumbarse en una colchoneta, cerrar los ojos y dejar volar la imaginación siguiendo la historia que se les iba contando. En esta actividad nos apoyábamos de música relajante para hacerlo más entretenido.

Os presentaré la historia que inventé para llevar a cabo la actividad titulada como “imagina imaginando”. Diré antes de nada que es una historia pensada para que dure alrededor de 10 minutos y como se trataba de la actividad final de la sesión, la intentamos adaptar más a gente de más edad. Para llevarla a cabo con niños más pequeños se podría recortar la historia. Espero que os guste.

relaaaaaaaaaaaaax_opt

Historia: Imagina imaginando…

Estamos en medio de un bosque. Es de noche y está lloviendo. Nos encanta que la lluvia nos moje el cuerpo, sentimos como las gotas recorren nuestra cara, nuestro cuello y nuestros brazos. A algunos nos hace “cosquillitas”, otros sentimos frío pero a todos nos gusta mucho.

A nuestro alrededor sólo vemos árboles muy altos y muy grandes y si miramos hacia el cielo podemos ver unos puntos blancos preciosos que son las estrellas. Entre todos esos puntitos blancos que podemos ver, hay un gran círculo blanco que es el más grande de todos los que hay en el cielo, la luna. Pensamos que sería muy bonito poder acercarse a esas estrellas o poder brillar como ellas.

Pero no podemos porque estamos en el suelo y no podemos volar, así que seguimos caminando por el bosque. No sabemos muy bien por donde ir porque la única luz que vemos es la de la luna. Así que escuchamos el sonido de un río, y vamos andando hacia la dirección que va el río.

Después de un rato caminando, podemos ver una luz pequeñita entre los árboles, cuanto más nos acercamos más brilla y además empezamos a sentir un olor muy agradable. Nos damos cuenta de que hay una casita que tiene las luces encendidas, también sale humo de la chimenea.

Empezamos a tener un poco de frío y para ponernos en calor pensamos que lo mejor puede ser entrar en la casa. Es una casa muy bonita. Está encima de un puente pequeño que está cubierto de flores de colores.

Al llegar a la entrada, nos encontramos la puerta entreabierta y entramos. Empezamos a mirar por las habitaciones de la casa. Todas tienen la puerta abierta pero no hay ninguna persona en esa casa.

Subimos unas escaleras y encontramos una puerta cerrada. Petamos pero nadie nos contesta, entonces entramos. Nos encontramos una chimenea muy bonita. Está llena de madera que está quemándose en el fuego lentamente y escuchamos el sonido del fuego. Al lado de la chimenea  encontramos un sillón muy grande de color rojo, parece un trono de los cuentos de princesas. Nos sentamos en él y entramos poco a poco en calor.

Nos fijamos que hay una alfombra muy bonita que está en el medio de la habitación, es una alfombra de muchos colores diferentes. La tocamos y da mucho gustito, es como si tocáramos algodón. Nos sentamos encima de ella y la alfombra empieza a volar por el aire. No es una alfombra normal y corriente, es una alfombra mágica.

Se abre la ventana de la habitación y salimos volando montados y montadas en ella. Subimos muchísimo y estamos al lado de las estrellas, que bonito es ver todos los árboles del bosque desde allí arriba. Tocamos las nubes, las estrellas y la luna.

Sería genial poder ir a cualquier otro lugar con la alfombra, nos encantaría ir a un sitio donde hubiera mucha nieve y atravesar las montañas. La alfombra nos lleva a dónde queremos ir y de repente aparecemos en un lugar lleno de nieve. Los copos de nieve nos caen en el cuerpo. Atravesamos las montañas nevadas y bajamos al suelo a jugar con ella, nos rebozamos y hacemos angelitos. También hacemos un muñeco de nieve. Cuando lo acabamos de hacer ponemos nuestro nombre en él para que la gente que pase por allí sepa que lo hicimos nosotras.

Nos damos cuenta de que es hora de volver a casa pero antes queremos hacer un último viaje. Cada uno quiere ir a un sitio especial. Nos vamos a imaginar a dónde quiere ir cada uno: una isla, el mar, un mundo hecho de golosinas. Vamos a ver desde la alfombra todo lo que pensamos.

Es hora de volver, ya es bastante tarde y le pedimos a la alfombra que nos lleve de vuelta a la casa del bosque. Nos despedimos de la alfombra pero ella quiere venir con nosotros. Aunque no hay nadie en la casa, sabemos que no es nuestra y le prometemos que siempre que queramos viajar al lugar a donde queramos ir, iremos a la casa. Ella nos llevará a donde nosotros imaginemos. Nos despedimos y caminamos por el bosque por el mismo camino por el que habíamos llegado a esa casa para volver a la nuestra.


Como habéis visto, los cuentos son un gran instrumento y pueden ser utilizados de mucha formas en la educación de nuestros niños. Como madre de un niño con TDAH con Impulsividad (muy movidito el niño jejeje), encuentro en los cuentos un refugio para relajarme y ayudar a mi niño a relajarse también. La verdad es que no había utilizado el cuento como una propuesta de relajación, lo voy a intentar con mi peque. Si a alguno más se os ocurre probarlo, me gustaría conocer vuestra experiencia. También os invito a visitar la página de Miguel Angel y decirle que os ha parecido su historia. Por fin, me gustaría pedirte que compartas esta entrada en tus redes sociales, a lo mejor esta historia puede ser de ayuda a alguien que conoces.

Un fuerte abrazo y gracias por visitar Mi Caja de Imaginación.

Cuento Terapéutico y bienestar psicológico

(para eler o texto em português clica aqui)

Cuento terapeutico claudine bernardes

¡Hola amigos! Hoy voy a compartir con vosotros el resumen de un artículo científico muy interesante, titulado

Implicancias del cuento terapéutico en el bienestar psicológico y en la afectividad positiva.

El artículo fue escrito por la Dra. Mónica Bruder, Psicopedagoga clínica especializada en niños y familia.

¿Sabes que es un cuento terapéutico?

Se entiende por cuento terapéutico a todo cuento escrito por un sujeto a partir de la situación traumática más dolorosa que haya vivido y cuyo conflicto concluye con final “feliz” o positivo; es decir que la situación traumática vivida en el pasado se resuelve positivamente en el cuento (Bruder; 2004).

En todo cuento terapéutico hay un conflicto que se resuelve.

Los personajes del cuento representan al autor de dicho cuento, puesto en un lugar desplazado, como en los sueños. Al escribir un cuento terapéutico, los sujetos alternan la 1o y la 3o persona “sin darse cuenta” en el momento de la creación del mismo. Este juego de persona/ personaje ayudaría a provocar este cambio en el bienestar de los sujetos.

Al comprometerse con la escritura, con el trabajo creativo, se permite pasar de la insensibilidad al sentimiento, de la negación a la aceptación, del conflicto y caos al orden y resolución, de la ira y pérdida a un crecimiento profundo. Del dolor a la alegría (De Salvo; 1999).

Algunos investigadores han sugerido que los mecanismos a través de los cuales los eventos positivos pueden reducir indirectamente los afectos negativos es a través de

crear un contexto más saludable a partir del cual se juzga el efecto de las experiencias negativas. Este análisis es compatible con el concepto de cuento terapéutico en el que a partir de una situación traumática vivida se genera la posibilidad que el sujeto re-cree esa situación dolorosa y en el cual el conflicto se resuelve positivamente.

¿Por qué con final feliz o positivo?

A partir de las líneas de investigación actuales en Psicología que se apoyan en los conceptos de Psicología Salugénica, centrada en la Salud y no en la enfermedad se considera que el final “feliz” o positivo le permite al sujeto creador de ese cuento conectarse con los aspectos más saludables de su persona.

¿Por qué escrito?

  • La escritura de situaciones traumáticas vividas por el sujeto puede volver al sujeto más saludable. Es una herramienta óptima en el aprendizaje del mundo y su afrontamiento.
  • Se ve como herramienta para la educación a través de la cuál los sujetos pueden rearmar la información recibida de manera más activa, integrándola.
  • Ayuda a adquirir y recordar información; el escribir permite que esa información nueva resulte más viva
  • ya que como el escribir es más lento que el pensar, ello obliga a que cada idea sea pensada más detalladamente, produciéndose una mayor conexión con el mismo.

¿Por qué a partir de la situación más traumática vivida?

Se denomina trauma o traumatismo psíquico a:

“Acontecimiento de la vida del sujeto caracterizado por su intensidad, la incapacidad del sujeto de responder a él adecuadamente y el trastorno y los efectos patógenos duraderos que provoca en la organización psíquica” (Laplanche y Pontalis; 1974; 447).

 

La intervención cuento terapéutico favorece tanto el aumento del bienestar psicológico, en particular la autonomía, así como el aumento de la afectividad positiva en los sujetos.

Conclusión

Bueno, espero que hayas comprendido todo el resumen. Para concluir podemos decir que el cuento terapéutico es una historia escrita por una persona, en el marco de un tratamiento psicológico. Se trata de la historia que narra un hecho traumático vivido por el paciente/narrador, el cual a pesar de todo lo vivido, busca un final feliz para su cuento. Al recordar el trauma vivido a través de la escritura del cuento, el sujeto puede integrar la experiencia vivida, buscando sacar lo mejor de lo peor. Por esta razón creo que el cuento terapéutico es muy efectivo y favorece la resiliencia.

Amigo, si has pasado por una situación difícil, como la muerte de una persona cercana, un divórcio u otra circunstancia que te produce dolor y pesar, intenta escribir esta historia, en forma de un cuento, como si fueras un narrador/observador, o sea, en tercera persona. Pero termínala con un final feliz, como por ejemplo, tu recuperación; las cosas buenas que la persona te a dejado, a pesar de que se haya ido; o lo que puede venir por delante. Verás que te sentirás mucho mejor.

Si resuelves hacerlo, después cuéntame tu experiencia. Cuéntame si realmente te has sentido mejor o no. Un fuerte abrazo y gracias por pasarte por mi “Caja de Imaginación“.

El legado de contar cuentos

(Para ler o texto em português clica aqui)

conta contos, contação, crianças, a caixa de imaginação

Mi pequeño cuenta cuentos

Los cuentos, fantásticos (hadas) o no, deben hacer parte de la infancia de todo niño y niña. En otra entrada ya he compartido sobre la importancia de contar cuentos a nuestros hijos, y sobre la conexión que creamos con ellos cuando las palabras “Érase una vez…” vuelan desde nuestros labios hacia sus oídos.

Hoy les quiero contar una preciosa experiencia que vivió mi hijo.

En el cole donde mi hijo estudia, las maestras del último año de infantil tuvieron una excelente idea:

Hacer una sesión de cuenta-cuentos semanal

“Claudine ¡eso no es novedad! Todas las maestras de infantil cuentan cuentos a sus alumnos.”  

Creo que no me has comprendido. No es la maestra que cuenta los cuentos a sus alumnos, son los alumnos que hacen de cuenta cuentos. ¿Un niño de 5 años contando cuentos? ¡Así es! Cada viernes uno de los alumnos se lleva a casa la “maleta cuenta cuentos”. Con la ayuda de sus padres, el niño o niña elige un cuento que aún no fue utilizado por sus compañeros (dentro de la maleta hay un listado de los cuentos ya contados). Los padres también ayudan a su hijo(a) a prepararse, ensayando su presentación y eligiendo los accesorios que desea utilizar (disfraz, marionetas, elementos que aparezcan en la historia etc).

El niño o niña tendrá una semana para prepararse, porque en el viernes siguiente deberá llevar a clase la maleta conteniendo todo lo que utilizará y el cuento para contar a sus compañeros.

Es precioso ver como cada alumno(a) espera expectante el día que le tocará ser un Cuenta-Cuentos. Es un día mágico y lleno de alegría para toda la clase.

cuenta-cuentos-alejandro-9-blog

¿Cuales son los beneficios de participar de esta actividad?

  •      Aumenta la autoestima: El niño o niña que en aquella tarde es el centro de las atenciones, siente que está haciendo algo importante y por lo tanto se siente bien y aceptado por su maestra y compañeros. 
  • Aumenta su seguridad: el ejercicio de hablar en público es importante que para que el alumno se sienta seguro hablando delante de terceros, además que se sentirá seguro de sus capacidades.
  • Ayuda a ejercitar su vocabulario: El ejercicio de la narrativa y de contar una historia de principio a fin, ayudará al niño a practicar nuevas expresiones y palabras utilizadas en el cuento.

¿Qué otros beneficios podrías apuntarías tu?

Te animo a compartir con tus hijos, alumnos y nietos el precioso legado de contar cuentos.

Gracias por tu compañía. Quédate un poco más y hecha un vistazo en nuestras entradas. Compártelas con tus contactos y en tus redes sociales. ¡Hasta pronto!